- Publicidad -

Estaciones

Los infiernos de Gaerea y Watain en México

Dos tipos de infierno convergieron en el lobby del Circo Volador un día antes del Día de la Virgen de Guadalupe. En lo que sin duda ha sido uno de los mejores conciertos del año, Watain, Gaerea y Black Hate se encargaron de dar una cátedra de excelente música en la capital de México. Aquí te contamos qué tal estuvo.

Pero antes, te recordamos que puedes escuchar todo el metal que quieras y cuando quieras en Loud! Metal Radio. Da click aquí para sintonizar la estación, o dale play aquí abajo:

Black Hate: Teloneros Locales

La noche comenzó con Black Hate, banda mexicana liderada por B.G. Ikanunna y que, sin duda, fue la forma perfecta de comenzar la noche. Con un sonido fluctuando entre el blackened thrash y el black metal, los cuatro integrantes demostraron gran habilidad no sólo para la composición de su música, sino para su ejecución sobre el escenario.

Ikanunna en la voz y guitarra conectó de manera perfecta con el público gracias a la furia y fuerza en su voz, así como su presencia sobre el escenario. J. Matus lo acompañaba en el bajo con un look similar que ocultaba su rostro. Erick, en la batería, estuvo muy preciso en todo momento, mientras que J. Ambriz volaba en la otra guitarra. Lamentablemente, la presentación se vería afectada por un sonido bastante deficiente, el cual perduró hasta el final de la noche, afectando a las otras dos bandas. Sin embargo, Black Hate se ganó nuevos fans en la noche de Watain en la Ciudad de México.

El infierno de Gaerea

No hay suficientes cosas buenas que decir de la banda portuguesa que acompañó a Watain durante su gira por México. ¡Qué espectáculo, qué energía, qué nivel de composición! Desde el primer momento en que pisaron el escenario, Gaerea se ganaron al público no sólo por la intensidad de su música y su nivel al ejecutarla, sino por lo expresivos que son a pesar de sus limitaciones.

Todos los integrantes utilizan máscaras sobre el rostro, cubriéndolos completamente. Por lo mismo, el público no puede ver sus expresiones faciales, por lo que todos recurren a la expresión corporal para transmitir el dolor en su música. Es un elemento muy de “performance”, pero sin duda es muy efectivo dados los tópicos de sus canciones. Ellos han comentado que sus tracks hablan sobre la condición humana, sobre historias cotidianas. Sin duda, los integrantes de Gaerea pasan por un infierno en cada uno de sus shows: un infierno muy humano.

La vara estaba muy alta, sobre todo porque tocaron casi todo su disco Mirage – lanzado este mismo año. Deluge, Mantle, Mirage y Salve fueron algunas de esas canciones, complementadas además por canciones consolidadas como Absent, Null y Conspiranoia. Si el concierto hubiera acabado ahí, muchos hubieran salido completamente felices. Pero aún faltaba un acto más.

El infierno de Watain en México

Qué diferente es el infierno que Watain desató sobre el escenario del Circo Volador de la Ciudad de México, y no por ello uno de menor calidad. Al contrario, los suecos demostraron por qué son una de las mejores bandas de black metal de la actualidad. Sobre el escenario habían velas, cruces invertidas e incluso unas estructuras que parecían confesionarios. Todo lo necesario para poder traer el infierno figurativo a la Tierra a través de un ritual.

Erik, voz de la banda, fue el primero en salir con una antorcha en la mano para prender más velas y dar comienzo al show, tras lo cual aventó su antorcha al público y salieron los demás integrantes de Watain. Desde el primer momento, la banda mostró un despliegue de poder sin piedad, con riffs veloces, voces poderosas y blast beats que atacaban el pecho de los asistentes.

La banda promovió su disco The Agony and Ecstasy of Watain, lanzado este año, con canciones como Ecstasies in Night Infinite, Before The Cataclysm y The Howling, el primer sencillo del álbum. A pesar de su estatus actual, Watain no niega sus raíces, y por lo mismo, hubo un punto en el que incluso rindieron homenaje a Metallica cerrando una de sus canciones con el final de The Call of Ktulu.

Por supuesto no faltaron clásicos como Devil’s Blood, Reaping Death, la ahora consolidada Nuclear Alchemy del disco Trident Wolf Eclipse, y Malfeitor, que concluyó con las hostilidades de la noche.

No hay duda: este fue uno de los conciertos del año en nuestro país. Tres bandas de un enorme calibre se dieron cita en el Circo Volador para poner a matear a los cerca de 1000 asistentes con black metal de la mejor calidad.

Fotografías de Andrés Adalid.
- Publicidad -

No te pierdas:

- Publicidad -

Noticias de ACIR Online