- Publicidad -

Estaciones

Eric Clapton critica aplicación de vacuna Astra, luego de 10 días de malestar

Eric Clapton, ha hecho fuertes críticas acerca de las reacciones provocadas por la vacuna contra el COVID-19 del Reino Unido, alegando que la AstraZeneca tuvo efectos secundarios importantes que parecían amenazar su capacidad para tocar la guitarra.

“Tomé la primer dosis de AZ y de inmediato tuve reacciones severas que duraron 10 días, finalmente me recuperé y me dijeron esperaría 12 semanas antes la segunda…”, escribió Clapton en una carta al activista anti-encierro Robin Monotti Graziadei.

“Aproximadamente seis semanas después me ofrecieron y tomé la segunda inyección AZ, pero con un poco más de conocimiento de los peligros. No hace falta decir que las reacciones fueron desastrosas, mis manos y pies estaban congelados, entumecidos o quemados, y prácticamente inútiles por dos semanas, temí no volver a tocar nunca más (sufro de neuropatía periférica y nunca debí haberme acercado a la aguja). Pero la propaganda decía que la vacuna era segura para todos…”

Clapton parece estar describiendo una afección inflamatoria llamada mielitis transversa, que se había relacionado con la vacuna AstraZeneca en ensayos clínicos. Se dice que la mayoría de los pacientes se recuperan dentro de las 12 semanas posteriores a un ataque.

El exlíder de Cream and Blind Faith, explicó que estaba entre los primeros para vacunarse debido a su edad y porque sufre de enfisema, además de varios otros problemas de salud. A pesar de la considerable amenaza que COVID-19 representa para su propia salud, Clapton se ha opuesto abiertamente a las órdenes de cierre del Reino Unido durante el año pasado.

En diciembre, colaboró ​​con Van Morrison en una canción antibloqueo muy criticada llamada “Stand and deliver”, en la que el dúo comparó los encierros con una forma de esclavitud.

YouTube video

Clapton culpó “la propaganda” que rodea a la vacuna por la desinformación sobre su seguridad para personas, como él, con afecciones como la neuropatía periférica.

La vacuna contra COVID-19 de AstraZeneca, se ha distribuido ampliamente en el Reino Unido y Europa, aunque aún no se ha lanzado en los Estados Unidos, debido a la preocupación por sus efectos secundarios.

Hasta el domingo, Estados Unidos había administrado más de 270 millones de dosis de vacunas COVID-19 de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. La eficacia de las mismas ha sido demostrada por la disminución de casos de COVID-19 en todo el país y una disminución drástica relacionada con el virus.

Muchos receptores de la vacuna experimentan solo efectos secundarios leves como fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, fiebre y náuseas dentro de las primeras 24 a 48 horas de una dosis. Estos son signos normales que indican que el cuerpo está creando protección contra el virus.

Se recomienda a las personas que creen que están experimentando efectos secundarios graves, busquen atención médica inmediata llamando al 9-1-1.

 

 

Escucha más música de Eric Clapton en Sounds of Yesterday

 Texto: Andrew Magnotta

No te pierdas:

Noticias de ACIR Online